La Cirugía plástica reconstructiva se realiza para corregir deformaciones faciales y del cuerpo causada por defectos congénitos, traumatismos, enfermedades o envejecimiento. 

La diferencia más importante entre las dos cirugías es su finalidad. Es decir, ambos procedimientos buscan una mejoría del aspecto físico. No obstante, en el caso de la cirugía plástica se plantea para corregir un defecto previo, ya sea que se trate en la apariencia o funcional.

En cuanto a la cirugía estética, con ella se busca cambiar una parte del cuerpo que no es del agrado de la persona, aunque no se trate de un defecto en sí mismo.

Al definir ambas intervenciones es posible deducir que la cirugía plástica permite transformar una anomalía o deformación, que puede ser aprovechada para realizar algún arreglo estético. Este es el caso de personas que han podido sufrir un accidente, un trastorno congénito o una enfermedad.

La estética es una variante de la cirugía plástica, cuya finalidad es realzar la imagen del paciente según sus gustos personales. El objetivo es aumentar el atractivo físico de la persona y que se cumplan sus expectativas de verse y sentirse mejor.

Al definir la cirugía como plástica se hace uso de la palabra griega “plastikos”, que significa moldear o transformar. El objetivo de esta intervención es precisamente ese, modificar aspectos físicos que no se encuentren proporcionados con el resto del cuerpo.

Los médicos que intervienen a los pacientes con este tipo de cirugía intentan, a través de las técnicas estudiadas, moldear la zona a tratar y perfeccionarla lo mejor posible. A partir de la cirugía plástica nacen la cirugía estética, la reparadora y la de quemaduras, con el fin de devolver al paciente la funcionalidad del área tratada.

Dentro de las cirugías de este tipo también se pueden mencionar las cirugías reconstructivas o reparadoras. Se trata de intervenciones que se encuentran enmarcadas dentro de la cirugía plástica. Su misión es recomponer las partes del cuerpo que se encuentren dañadas.

Una de sus características es que los médicos que se encargan de estas operaciones deben ser expertos en el tema, pues su trabajo es restaurar la zona que ha sido dañada. Suele ser empleada en personas que han nacido con alguna deformidad en el cuerpo.

También existe la cirugía para quemaduras, que se emplea en pacientes que han sufrido accidentes de este tipo. Los tratamientos también incluyen incentivar la cicatrización, haciendo que la piel se regenere de forma natural, aunque cuando la quemadura es muy grave no es posible. Para estos casos, la solución que plantean los cirujanos es que el paciente sea sometido a un implante de piel.

Cada vez más mujeres y hombres se someten a cirugías estéticas, en todo el mundo, como un mecanismo para parecer más jóvenes y llamar la atención. Los países en los que más se realizan este tipo de intervenciones son Estados Unidos, con una quinta parte del total de operaciones en el ámbito global, Brasil, Corea del Sur, India, México y Alemania.

A veces, los pacientes desean realizarse un procedimiento en particular; no obstante, es importante que los cambios guarden relación con la simetría del rostro o del cuerpo.

Para cada tipo de cirugía existe un especialista, por lo que se sugiere consultar con los médicos experimentados para conseguir el resultado corporal deseado.